Archive for the ‘India’ Category

Rajastán y Agra, Norte de la India. Nos vamos corriendo de aquí!

Jueves, agosto 19th, 2010

Hola a todos!

Disculpad la demora, pero es que los últimos 15 días hemos tenido algunos contratiempos y no hemos estado por el blog.

En fin, después de Mumbai teníamos varias opciones pues debíamos alargar lo máximo posible nuestra llegada a Nepal y TIbet para evitar el monzón de agosto.  Una de ellas era el Ladakh, altamente recomendado por todo el mundo y aparentemente sin monzón, otra opción era el Rajastán, Agra y Benarés. Nos decantamos por esta última por cuestiones de accesibilidad, además el Ladakh para 2 semanas se quedaba algo corto. Como todos sabréis, decidimos sabiamente ya que en Ladakh se lió parda. Por suerte, pudimos librarnos de la tragedia.

Una vez decidido, nos encaminamos hacia Udaipur, una ciudad preciosa con un lago de ensueño, mucho encanto, restaurantes monísimos en la ribera… pero empezamos a notar bastantes diferencias respecto al sur… sobretodo la cantidad de turistas, hordas de tours organizados arriba y abajo y el IMPRESIONANTE impacto de la Lonely Planet, si sales en la guía tienes el garito lleno siempre, así de simple.

Nos tocaba acostumbrarnos a las calles estrechas llenas de vacas y su caca, un tráfico bestial y frenético, y la gente local bastante más plasta y menos accesible.

Tras eso, fuimos a Jodhpur, la ciudad azul. El azul índigo de las casas es impactante y las vistas desde el fuerte son espectaculares. el resto no nos gustó especialmente… una vez más una locura de agobio, la gente loca con los rickshaws y las motos, las calles embarradas por la lluvia, todo guarrísimo y los vendedores con el habitual pushing,..  como no queríamos comprar nada se nos acabó rápido la visita… disfrutamos de una cervecita bien fresca en la guesthouse y arreando.

La siguiente parada fue un punto de inflexión. Jaisalmer, la ciudad dorada, nos pareció como los decorados del Spaghetti Western. Las casa parecían prefabricadas, todas imitando un estilo antiguo, pero a la india, es decir, bastante cutre. Se ha de decir que nuestras impresiones son totalmente subjetivas, conocimos un montón de españoles que disfrutaban mucho su visita. Lo típico es hacer un safari por el desierto con camellos, aunque nos pareció un timo, porque de desierto poco. Era como los Monegros. Así que habiendo tenido la posibilidad de ir al Sahara en Marruecos, descartamos la actividad. Y no es porque no tuviéramos ganas de hacer cosas! Allí empezamos a notar el cansancio. En general era poco amigable el lugar. Super guiri. Además en la guesthouse estaba trabajando un niño haciendo lo de seis personas y nos dio una pena tremenda.  No nos dio muy buen rollo. Nos fuimos pitando de nuevo, con la esperanza de que en Jaipur encontraríamos lugares que nos gustasen más.

El duro viaje en tren y la gastroenteritis de claudia no nos quitaron el optimismo. Pero en cuanto salimos a descubrir la ciudad y vimos de nuevo el mismo percal de ruido, suciedad, caos en las calles y vendedores incansables, nos dimos cuenta que se estaba mejor en el hostal. Hicimos alguna visitilla al fuerte de Amber y el centro de la ciudad, pero en cuanto claudia se encontró mejor nos marchamos a Agra.

Estuvimos solo una noche. El Taj Mahal impresionante, la ciudad ni idea. Estuvimos de charla con viajeros toda la noche y nos fuimos a Delhi. Con todo lo acaecido, decidimos no seguir hasta benarés, porque en el plan que estábamos no lo íbamos a disfrutar, nos había machacado mucho el rollo Disneyland del Rajastán. Además ya teníamos la cabeza en Nepal. Después de 1 mes y medio, nos apetecía cambiar de aires.

Sabemos que nuestra crónica del Rajastán no es muy positiva que digamos. Se juntan varios factores: sentirte un billetero lleno de rupias y no un viajero puede llegar a ser cansino. Es más sucio que el sur, bastante mas. La gente es más agresiva y se hace muy difícil intercambiar impresiones o acercarte a la cultura de la zona. El turismo sin control está minando la esencia del rajastán. Pocas cosas autenticas quedan por allí, es más bien un show para turistas que otra cosa.  También influyeron cuatro días en cama por dolor de barriga y otros problemas de salud que os contaremos en el próximo post. Pero no os preocupéis, estamos muy bien!

A pesar de todas nuestras lamentaciones, estamos contentísimos de cómo está saliendo el viaje. Hemos conocido un país muy especial y diferente a todo lo que hemos visto hasta ahora y estamos un poco más curtidos para seguir con nuestra aventura. Ha sido una lección de humildad el ver que también tienes limites. La India nos ha ganado esta batalla pero no la guerra. A Moncho le gustaría volver para ver Amritsar y  el Ladakh así como Sikkim, Darjeeling y Calcuta.  Por su parte Claudia cree que el sur en temporada alta es un gran sitio para pasar unas vacaciones, pero lo de volver no lo ve nada claro.

Como siempre os echamos de menos, un beso a todos y nos vemos en Nepal!

Karnataka, Goa y Mumbai, Sur de la India. Entre templos y ciudades.

Martes, agosto 3rd, 2010

Hola familia!

Ya hemos cumplido el mes de viaje, y  la cosa empieza a carburar de verdad.

Tras la experiencia de Wayanad nos dirigimos hacia Mysore, una ciudad agradable y asumible más que caótica, cosa que no esperábamos. Nos habían hablado bastante mal de ella debido sobretodo al ajetreo y al acoso de los rickshaw drivers, pero la verdad es que no había para tanto… de hecho la sensación de tener aceras y semáforos nos ha parecido bastante reconfortante, y no hablemos de poder tomarte una cerveza en un bar tranquilamente… el palacio del marajá es impresionante y el mercado muy auténtico,  muy parecido a la India que sale en los documentales y tal…

Después continuamos nuestra ruta por Karnataka y fuimos a Hampi. Un must del sur de la india según todo el mundo y la verdad es que no nos decepcionó. Hay muchísimos templos, la mayoría en ruinas pero espectaculares. y el templo principal, aún en uso, es una maravilla. Impresiona ver como todo el pueblo formado por casitas y callejuelas muy estrechas se ha formado a su alrededor. Nos ha sorprendido la harmonía con la que conviven con los animales. Todo el mundo se respeta, desde las vacas que campan a sus anchas por el pueblo, ranas, monos ardillas, etc… te puedes encontrar de todo como la cosa mas normal. Hemos estado con un montón de españoles muy majos y nos volvimos a encontrar con Jordi y Magda, la pareja que conocimos en varkala y nos hizo muchísima ilusión, hasta el punto de convertirse en nuestros primeros buenos amigos del viaje (nois, ens veiem a la tornada!).

Como hemos estado en un sitio muy turístico hemos aprovechado para dejar un poco la comida india y nos hemos hinchado de pasta con parmesano y croissants de nutella. Aunque la comida india nos encanta! El roti y el naan (pan indio) son brutales. Nos lo pedimos con todo, para mojar en la salsa. A falta de pan…. Carne no, pero el pollo lo hemos probado de todas las maneras posibles, aunque siempre tiene el mismo regustillo de especias. Como el bacalao que puede ser a la llauna o al pil-pil pero siempre sabe a ajo. Por cierto Robert, tenias razón. Al otro lado del río hay un ambiente genial.

Además Moncho pudo quitarse la espinita de la moto y alquilamos una…vespino. estaba encantado con su melena al viento. Seguro que si cerraba los ojos se imaginaba en su tan deseada royal Enfield, pero la verdad es que era un trasto. No subía las cuestas y no pasaba de 40km/h. Aun así estuvo muy bien la sensación.

Cuatro días mas tarde Fuimos a Goa en tren. Esta vez en 2ª clase con AC de put… madre… desde luego darse un capricho sienta fenomenal de vez en cuando( sobretodo pensando en los chinches que me picaron en el viaje de Bangalore a Hampi….). ya sabíamos cuál era el plan en Goa: descansar y cargar pilas. Hacer un sitio como nuestra casa durante unos días. Sin visitar casi nada. Simplemente estar y aprovechar para trabajar escribir, leer, el blog, etc… LA región es famosa por sus playas y farras, pero la arquitectura portuguesa de la capital y alrredores es interesante por la mezcla de estilos y diferente al resto de la india. Lo típico, salir de fiesta y broncearse al sol, nada de nada. Ya sabéis que estamos viajando con el monzón a cuestas. Pero estuvo muy bien.

Como anécdota divertida, contaros que se nos hizo la boca agua cuando vimos en la carta del hotel “beef steak”. Hace mas de un mes que no probamos un buen solomillo y además en la india no hay macdonalds (de carne, de pollo si, claro), pues como todos sabreis las vacas son sagradas por aquí. Nuestra sorpresa fue cuando la carne era mas dura que la suela de nuestras botas de montaña. El caso es que no era vaca, sino búfalo. Que ilusos…ya nos extrañaba…pero siendo Goa, con el rollo de colonia portuguesa pensamos que quizá había suerte.

Nuestra ultima parada antes del norte, ha sido Mumbai. Y como nos ocurrió en Mysore, también nos habían hablado muy mal y nos ha sorprendido lo contrario. Hay mucho trafico y no paran las bocinas( thaht’s India folks) pero sus calles son amplias . En esta ciudad nos hemos dado cuenta de verdad de la influencia inglesa, la colonización debió ser realmente bestial teniendo en cuenta que incluso los indios en Mumbai a pesar de ser el hindi el idioma oficial siguen comunicándose en inglés.  Y la zona de Fort podría ser un barrio de Londres. La estación de tren principal se llama Victoria Station, y es enorme! Se ve que pasan cada dia por allí 2 millones de personas (gracias por el dato lonely planet). También nos ha impresionado la panorámica desde el avión antes de aterrizar. Hay rascacielos y edificios modernos pero están como setas en un campo lleno de chabolas con plásticos azules en los tejados y chapas. Y poniéndonos serios, la imagen del bollywood o Bombay cosmopolita es una ínfima parte de la ciudad. La imagen general es grotesca. De todos modos no nos ha parecido tan agresiva como nos la pintaban. Así que visitarla no ha sido tan agobiante. Excepto los precios que se triplican respecto al resto de la india.

Por ultimo, aquí os dejamos una muestra de cómo intentamos hacer de cada hostal nuestra casa. Sobrevivimos y con mucho gusto.

Nos Vamos al Rajastán, en el siguiente post os explicamos que tal, hasta la próxima!

Kerala, Sur de La India. Remontando los Backwaters

Lunes, julio 26th, 2010

Hola de nuevo!!!

Este post debería haberse colgado hace unos diez días, pero hemos tenido complicaciones diversas! ahí va:

Os saludamos desde la última parada de Kerala, el parque natural de Wayanad. Han sido dos semanas muy intensas, por fin hemos conseguido coger un ritmo de viaje más dinámico (Moncho ha vuelto a adelgazar unos cuantos quilos! Se está poniendo super cachas llevando su mochila y mi trolley!)

Continuamos la ruta de la costa en Varkala. Según la guía un paraíso en la tierra, y que queréis que os digamos… tampoco era para tanto. Me gustó más a mi que a Moncho. Era realmente tranquilo. Habia un montón de tiendas, bares y alojamientos cerrados. Además enganchamos la huelga nacional por el petróleo. No obstante, el pueblo sobre el acantilado y el mar con unas olas muy fuertes, cielo gris, etc.. era impresionante. Eso si, moncho estaba aburrido y hasta cansado del ordenador. Lo mejor fue que empezamos a conocer a gente, y eso es lo que hizo del sitio verdaderamente especial.  Malik y María, de Francia y Ecuador y Jordi y Magda de Girona. Seguimos en contacto, estuvimos muy a gusto con vosotros!!

Tras varkala, nos dispusimos a conocer los famosos backwaters de Kerala, que vienen a ser como las rías en Galicia pero con más encanto porque están en la India. Aunque la fama es merecida. Se estila alquilar una houseboat,  nosotros con el presupuesto tan ajustado decidimos limitarnos a dar una vuelta en un barco, menos guiri y también menos lujoso, pero una maravilla igualmente.

Tuvimos también nuestra primera experiencia de timo en toda regla, el elephant ride. El tio del hotel nos enseñó el flyer y tenía una pinta fantástica, nada más lejos de la realidad. De repente Moncho estaba subido en el put… elefante en medio de las calles de Allepey, los rickshaws pitando, la gente meándose de risa en plan mira que primo… y Claudia haciendo fotos porque decía que ella ni de coña se subía. El tío tuvo los huevos de pedirme una recomendación en trip advisor, va listo. Teníamos tantas ganas de hacer cosas que al final pillamos.

El último pueblo de la costa era Fort Cochín, una antigua colonia portuguesa. La verdad es que es una monada, con aire europeo, sitios con mucho encanto y muy buena gente. De hecho, en general la gente en India es muy agradable, todos saludan, sonríen y tratan de ayudarte siempre,  les compres algo o no. La verdad es que eso se agradece.

Aprovechamos los días a saco, alquilamos bicis, hicimos clases de cocina (preparaos chavales para las cenas en  nuestra casa), vimos un espectáculo de teatro danza típico de Kerala (muy fiki) e intentamos ir a la playa, pero estaba tan sucia que se nos quitaron las ganas, los de greenpeace se llevarían las manos a la cabeza si lo vieran vaya…

Respecto al tema del transporte, a Moncho le hubiera hecho mucha ilusión coger una moto de esas antiguas Royal Enfield, pero entre que no sabe llevarlas bien y que el tráfico es una locura de momento lo dejamos correr. Así que tenemos que ir a todos sitios en tren y en bus. Nunca habíamos sufrido tanto en la carretera, están chalaos!  Pero bueno, al final conseguimos llegar a los sitios.

Seguimos hacia el interior por recomendación de Uschi y Robert ( gracias chicos!!! www.elviajedeuschiyrobert.com ) y llegamos a Munnar, un pueblo de montaña fantástico, donde puedes trekkear y pasear por los campos de té más grandes del mundo según los guías.

Y llegamos a lo más interesante, tenemos otro buen compañero de viaje, LAS SANGUIJUELAS. Menudos bichos tan asquerosos. Ibamos en plan Rambo campo a través y algo empezó a picarle a Moncho en la pierna, de repente ve como una oruga negra pegada que no se desenganchaba y la sangre corriendo… no veas el acojone… A partir de ese momento decidí no moverme si no era en helicóptero porque yo no daba un paso más en la selva( RACC, donde estáis cuando os necesito!!??). Lo peor ( o lo mejor para vosotros) fue cuando el guía le dijo a Moncho si se había chequeado sus partes nobles, pues por lo visto los cabrones tienen especial predilección por esa parte del cuerpo. NO VEAS LA CARA DE MONCHO, en una esquina inspeccionando y rezando al cielo que eso no fuese real, que fuese una pesadilla… jejeje.  Nos fuimos rápido porque encima nos dijeron que huelen la sangre humana y van a por ello!. La imagen final  al lado del rickshaw fue de los dos poniéndonos desnudos inspeccionando cada milímetro del cuerpo, máxima paranoia rollo, me pica la espalda, tengo alguna!!?? quítamela quítamela!!!!! Se acabaron las selvas en temporada de monzón para nosotros, definitivamente somos de Can Fanga tu!

Tras eso, nos vinimos a la reserva natural de Wayanad, la verdad que ha sido uno de esos viajecitos para recordar, unas 16 horas en 2 tramos con lluvia, curvas y autobuses indios, muy mala combinnación. Aún así, ha valido muchísimo la pena, nunca habíamos estado de safari, y si os decimos que tuvimos visita completa por unos 25 € entre los dos, pues aún más contentos! Fue impresionante ver a los elefantes en manada corriendo por la jungla, los monos, ciervos etc… la pena fue que los tigres debían estar de huelga ese día, porque ni rastro de ellos, pero bueno, esperamos solucionar eso durante los próximos meses…

Ahora nos dirijimos al estado de Karnataka, por lo que parece será un plan más cultural de ver templos y palacios, os vamos contando!!!

Un abrazote!

M&C

Trivandrum y Kovalam, sur de la India. Seguimos en plan trankis!

Sábado, julio 17th, 2010

Hola a todos!!!!

Como estáis!!!??

Después de la aventura malaya y el warm up del viaje, ya estamos en la India! Por supuesto es uno de los platos fuertes del viaje, pues  ninguno de los dos habíamos estado nunca y las expectativas eran altísimas!

Nuestra llegada fue suave y maravillosa. Después de 10 horas viajando hasta Kuala Lumpur y una larga noche en el aeropuerto, no vamos a olvidar nunca el momento en el que salimos de recoger las maletas y vimos un cartel que decía “DR. Ramon Barbero”. Esos significaba que por fin íbamos a disfrutar del espléndido regalo de boda de la Familia Pokemon, dos noches en el 5*hotel Leela!!!!!!!

Lo de Dr. Se lo tomaron en serio porque a lo largo de toda la estancia en el hotel se dirigían a Moncho como “ok, Dr. Barbero”. Muy gracioso. Bueno, así que a partir de ese momento, podéis imaginar que todo iba más que rodado. Bienvenida al hotel con collar y zumo de coco incluida, por supuesto puntito rojo en la frente y un “welcome to india” que prometía una feliz estancia en el hotel!! Yuhuuu!! Lavabos impecables( Claudia casi llora), cama con sábanas de algodón recién limpias, buffet libre en el desayuno, comida y cena (con músicos en directo…), tres piscinas, (tengo tre picina…) playa privada, y un largo etc….  nunca nos habíamos imaginado lo mucho que lo disfrutaríamos, en serio, fue como un oasis de tranquilidad y confort. . Hasta nos regalaron un pastel!!

Así que gracias a Belén y Carlos y a Inesita, a quien esperamos con muchas muchas ganas!!

Además de perrear y comer como locos en el hotel, visitamos Trivandrum, la capital de Kerala, y Kovalam, el pueblo donde estaba el hotel a 10 kms de la capital.

Hemos cogido un autorickshaw por primera vez y hemos descubierto lo  ruidosas que son las ciudades indias!! Van todos a toda leche, tocando las bocinas continuamente. En los mercados están todo el rato gritando ofreciendo sus productos, la mayoría de primera necesidad, aunque no pudimos resistirnos y hemos comprado alguna cosilla…jejejeje…. Bueno, eso en Trivandrum. Kovalam por su parte, es un pueblo muy bonito con una playa estupenda, un faro rollo Formentera, y un ambiente bastante bohemio, aunque eso es bastante usual en la costa de Kerala, aquí la gente viene a relajarse, hacerse masajes y terapias ayurvédicas (medicina alternativa) y a fumar petas. Nosotros con el hotel Leela tenemos más que suficiente! Vamos a la caza de actividades porque sino la temporada baja va a conseguir que nos apoltronemos demasiado.

Algunas imágenes de Trivandrum:

Poco podemos deciros por lo pronto de cultura, arte, templos y tal, aunque sí hemos empezado a conocer las diferentes religiones y matices de este fantástico país. Nos ha sorprendido la cantidad de musulmanes y cristianos que hay por aquí, aunque el hinduismo sigue siendo la religión mayoritaria. Sin embargo, ya empezamos a descubrir lo que puede llegar a ofrecer, con sus olores y sus colores tan especiales.

Todo es muy distinto, aunque por otro lado, ha sido menos estresante de lo que pensábamos, supongo que entre el monzón, que por suerte ha sido casi testimonial, y que el sur está menos poblado y es más rico que el norte la India ha sido en plan más light de lo esperado. Los paisajes, la gente, los animales por las calles, la costa salvaje. Nos ha impresionado su autenticidad y tenemos ganas de ver que nos deparan las próximas semanas!

Besos a todos y hasta la próxima!