Archive for the ‘Australia’ Category

Victoria y New South Wales, Australia. Verano en las antípodas

Lunes, febrero 21st, 2011

Hola a todos!!

La continuación de Australia nos deparaba grandes sorpresas y muchos kilómetros.

Al cruzar la frontera a Victoria llegamos a uno de nuestros sitios favoritos del viaje, Port Fairy. Todo se conjugó para que pudiéramos pasar unos días fantásticos en la playa. Era un pueblo tranquilo perfecto para relajarse. El camping estaba en el pueblo, la playa al ladito, en fin, que pudimos dejar la furgo por unos días aparcada. Pudimos volver a hacer surf, y la verdad es que Claudia disfrutó muchísimo, he de decir que cada vez se le da mejor, sobretodo comparada conmigo que me quedé casi estancado el primer día en Bali!!

Seguimos camino hacia la famosísima Great Ocean Road, que bordea la surf coast de Victoria y la verdad es que es bastante espectacular, a parte de los doce apóstoles es impresionante recorrer la ruta al borde de acantilados de vértigo y el mar. Es una de las carreteras más bonitas que hemos visto hasta hora. Nos gustó mucho y fuimos parando, aunque menos de lo que hubiéramos querido pues los precios estaban por las nubes.

Poco tiempo después llegamos a Melbourne, una ciudad con un ambientazo bestial que nos encantó. Además coincidía con el cumpleaños de Claudia, así que después de darnos unas vueltas por el centro visitando la city lo fuimos a celebrar al barrio de Fitz Roy, una especie de Borne a la australiana que nos  devolvió por unas horas a la vida cosmopolita que echamos de menos a veces.

Claudia estaba encantada, comimos en un delicatessen queso francés y vino, y hasta tuvo pastel!!Como regalo escogió comprar unos libros en español en la librería internacional, fue un día genial la verdad, de esos para recordar a la vuelta.

Después de algunos días parando en pueblos haciendo más surf y viendo bichos, llegamos a New South Wales. Pasamos el Australia day en Ulladulla, a pocos kilómetros de Sydney, viendo conciertos y disfrutando de una buena barbacoa.

Llegamos a Sydney después de 40 días para coincidir con nuestro buen amigo Paulo, que después de Filipinas y Tailandia decidió instalarse al norte, en Avalon, una ciudad preciosa llena de casas en los acantilados y veleros de película. Ya en el centro de la ciudad, dejamos por fin la furgoneta y estuvimos un tiempo para visitarlo y organizar nuestra siguiente parada.

Sidney estuvo bastante bien, el harbour es impresionante, una maravila para los amantes del mar y la ela. muy bonito y el casco viejo muy arreglado, aunque nos decepcionó un poco ya que es una ciudad bastante grande y más caótica de lo que parece. Nos quedamos con Melbourne, mucho más asequible y con rincones muy bonitos y un creciente ambiente bohemio que nos encantó. Estuvimos en la mítica playa de Bondi Beach, pasamos allí el último día y estuvo muy bien. Es el perfecto ejemplo del verano australiano: chicos y chicas morenos, con ropa surfera, gafas de sol enrolladas, descalzos por la calle con  su fish and chips y por supuesto tablas de surf, muchas. La verdad es que esta gente tiene unas playas maravillosas, agua cristalina, azul turquesa y salvajes, con muchas olas, lo que las hace mucho más divertidas. Lo echaremos mucho de menos.

Como pequeña observación: todos aquellos interesados en la vida campera, debéis a Australia, como ya os dijimos son unos frikis del tema. Os quedaríais flipando con la de las roulottes, caravanas y material de camping. lo mas técnico que hemos visto nunca. Ejemplo: maletín tipo asesino a sueldo para llevar los utensilios de la barbacoa, para la cual venden un practico aceite en spray. Las sillas con apoya brazos y agujero para la birra incorporado, lo venden como churros. Remolques con tienda de campaña desplegable digna de expediciones antárticas. Por supuesto va dentro toda la familia y con habitaciones, toldo y hasta antenas parabólicas, plegables eso si. Para colmo, caravana remolcando el coche, no os decimos más.

Australia nos ha parecido un lugar precioso muy distinto, nos parece un país con una personalidad especial. No se parece a ningún otro. La cultura aborigen es una de las mas ancestrales y es una lástima que vaya siendo absorbida por distintos motivos, por la cultura occidental. La fauna que encuentras aquí es impresionante, como un zoo pero todo vida salvaje.  Increíble ver bichos rarísimos en su hábitat natural. Y lo de los canguros es muy impactante y muy salvaje,  Claudia ha disfrutado mucho y yo bastante, pero la verdad es que después de 6 meses en Asia nos hemos quedado un poco fríos, sobretodo yo he echado de menos un poco más de acción, pero de todos modos ha sido muy diferente a casa y hemos viajado de una forma muy distinta a la habitual, lo que ha sido muy divertido. Ir con la casa a cuestas tiene su punto. Claudia compró unas sabanas al principio del viaje y hemos estado muy cómodos. Hemos tenido una sensación de libertad enorme y nos ha hecho sentir muy felices, en la furgo, conduciendo, haciendo km, con la música y los dos una sonrisa pensando en lo mucho que nos gusta viajar (con tantas horas de coche da para pensar un muchas cosas, hemos intimado mucho Moncho y yo)…

Nuestro camino sigue hacia el este una vez más, nos vemos en Nueva Zelanda, la tierra de la larga nube blanca!!

West y South Australia, Australia. The Magic van

Miércoles, febrero 16th, 2011

Hola a todos!

Ya estamos en Oceanía! Después de más de 6 meses hemos dejado por fin Asia. Hemos pasado  mucho tiempo debatiendo y mirando las cuentas bancarias pero nos decidimos basándonos en lo obvio: es una pena estar al lado y no visitarlo. Pues con esas,  que sin NADA planificado nos plantamos en Perth el 26 de diciembre a las 4 de la mañana sin saber si quiera dónde ir. La verdad es que como era de suponer las cosas al principio fueron fatal, todo carísimo, nos supuso un shock el cambio de precios respecto  a Asia. Nos habían advertido pero no le dimos la importancia necesaria. Además la ciudad estaba desierta, todo cerrado, y es que del 24 al 28 de diciembre tienen lo que llaman las public holidays, así que apenas pudimos comer en un Fast food que paradójicamente era de comida asiática.  Por si eso fuera poco, llegamos en el principio de la temporada alta, así que al llamar a todas las agencias nos dijeron que ni en broma tenían una para 6 semanas, estaba todo cogido, excepto en la más pirata(claro…). La opción más económica que teníamos doblaba nuestro presupuesto estimado, pero no nos quedaba otra, pues en estas fechas autobuses+backpackers nos salía casi por lo mismo… y con mucha menos libertad de movimientos. Tampoco habíamos decidido aún la ruta, pero el propio país nos los puso fácil: lluvias torrenciales en ambas costas y calor de 50 grados en el norte, así pues, sólo nos quedaba el sur, y ya que estábamos, lo quisimos hacer épico, recorrer el sur de punta a punta de Perth a Sydney en 40 días, aventura eh??  Al mal tiempo, buena cara!! Y con un riñón menos salimos a la carretera:

Empezamos la andadura por West Australia visitando un pueblo maravilloso llamado Fremantle, a una media horita de Perth, allí empezamos a ver que estos australianos se lo montan fenomenal con sus barbacoas, sus actividades al aire libre y sobretodo el camping (Italia es a la moda, como Australia es al camping), impresionante cómo se lo pasan!!!

Seguimos recorrido por el extremo sur oeste, y nos dimos cuenta de otro gran inconveniente con el que no contábamos, estaban todos los campings y áreas de acamapada absolutamente  llenas, imposible ducharse, cocinar en cocina etc… Después de un par de días para adaptarse a buscar cada día sitio para dormir “de escaqueo” por la noche con la furgoneta (prohibido en casi todos los sitios) nos hicimos a ello y empezamos a llevar un estilo de vida hippie bañándonos en el río, duchándonos en la playa, parando a cocinar con el camping gas en las rest areas etc… desde la distancia os diré que fue la parte de largo más divertida del viaje, la sensación de libertad era total!!! Nos lo pasamos en grande. Los días pasaban tranquilos en nuestra rutina, pudimos ver nuestro primer canguro, degustar los primeros pasteles de carne australianos, la primera barbacoa ( de muuuuuuchas), y nos fuimos haciendo poco a poco con el país.

Nuestra primera parada mencionable fue Esperance y el Cabo Le Grand, donde decidimos pasar el fin de año. No exageramos cuando decimos que son las playas más espectaculares y salvajes que hemos visto nunca( lo hemos dicho antes, pero creednos ahora porque son insuperables) . Por primera vez en la vida decidimos no celebrar el fin de año para celebrar el año nuevo, de hecho, nos quedamos roques a las 10!!! Fue un día maravilloso y de lo más tranquilo, contrastando con lo acontecido en años anteriores.

Seguimos hacia el este para llegar a una de las etapas que más nos apetecía, cruzar el desierto de Nullarbor, 1500 kilómetros de outback australiano en furgoneta. Fue genial, y el entorno es realmente épico!! Una roadhouse cada 250 kilómetros, conducir sólos durante horas, toda una experiencia la verdad.  Como nos dijo un australiano “there’s a lot of nothing”.

West Australia quedó atrás y entramos tras una semana de viaje en South Australia, teniendo en cuenta el percal de vacaciones de los australianos preferimos hacer ruta los primeros días para descansar cuando tuviéramos algún sitio dónde establecernos. South Australia prometía ser algo más desarrollado pero no fue así, primero llegamos a la Eyre península, la tierra más seca y árida que he visto jamás, más casi que el propio desierto, pero tenía algunos rincones para recordar. Pasamos un día en una barbacoa con locales que nos invitaron a su casa (nos pasó alguna vez más, son muy hospitalarios!!)  en la maravillosa Sceale Bay, tuvimos un atardecer de otro plantea en el Lincoln National Park, y vimos nuestra primera colonia de focas (más adelante veríamos muchas más). Cerca de allí pudimos admirar a los koalas, un animal la mar de tranquilo que es tal cuál lo imagináis, dan unas ganas de llevárselo a casa….

Y como lo de los animales nos va mucho, subimos hacia el norte, dónde está el parque nacional más espectacular de la zona, el Flinders Ranges. Allí sí que vimos canguros, estaba lleno!!! A Claudia incluso le entro miedo de lo grandes que eran algunos y se fue pitando a la furgo!

Tras unas 3 semanas nos plantamos en Adelaide, un lugar con bastante magia dónde puedes sentir lo nuevo que es este gran país, lo más destacable además de algunos edificios antiguos de los primeros colonizadores es el museo aborígen, donde se explica de forma muy clara el conflicto sufrido en este país desde hace tantos años.

 

La última parada de South Australia fue el valle de Mclaren Valle, región vinícola dónde lo suyo es hacer wine tasting por un circuito de bodegas, como supondréis nos lo pasamos muy bien, jejejeje…sobretodo porque era gratis

Nuestro camino sigue al este hacia Victoria y New South Wales, aunque como siempre, tendréis que esperar para ver qué tal nos fue!! os dejamos como última imagen el máximo exponente del home office:

Besos a todos

M&C