El lago Titicaca, La Paz y las Pampas, Bolivia. El tesoro escondido de América

Hola a todos!

Tras una fugaz visita a la terminal de autobuses de La Paz decidimos ir directamente al lago Titicaca, en la frontera con el Perú. Copacabana es el nombre del pueblo más grande de la zona. Si todo país ha de tener un punto negativo, para nosotros fue Copacabana, el principal pueblo de la zona. Teníamos muchas expectativas al respecto y nos decepcionó un poco. El pueblo era un paraíso perrofláutico con poco más que hacer que estar tirados en una playa en la que además hacía bastante frío. Pues continuábamos a 4.000m de altura. La visita a las ruina incas situadas en la Isla del Sol, en el centro del lago, dejaban bastante que desear. Lo que queda está totalmente destruido y hay muy pocos restos de la civilización inca.  Nos dimos cuenta que no es más que una parada estratégica antes de entrar en Perú, cosa que no íbamos a hacer. Hay que decir que aunque sea un sitio muy turístico, aun se puede apreciar la cultura genuina de la zona, eso estuvo bien.  Y el atardecer en el lago es bastante bucólico.

Llegamos a La Paz después de dos días y ya para quedarnos a visitar la capital de Bolívia. Desde luego es una ciudad que no te deja indiferente, no se puede decir que es bonita pero desde luego es especial. La manera en que está estructurada la ciudad es una locura. Única en el mundo. El centro es pequeño, situado en un valle. Alrededor, en las laderas de las montañas hay cientos o mejor dicho miles de casas construida de forma desordenada y como sin terminar ( nos dijeron que si las terminaban les cobran impuestos). De noche parecía un árbol de navidad y de día es un caos de coches y furgonetas tipo bus que llevan a la gente a trabajar al centro. Todo es muy peculiar en Bolivia, imaginaros la capital.

Además de visitar la ciudad, hicimos el famoso descenso por la Death Road (Claudia odia ese nombre, estaba acojonada). Te suben en furgoneta hasta 4.700m y de allí coges una bici bien preparada para bajar a 1.000m en unas 3 horas. Es una experiencia bestial. Al principio las montañas están nevadas y  a medida que bajas va cambiando la vegetación y el clima hasta llegar a la selva de Coroico con muchos árboles frutales y todo verde alrededor. La carretera no se llama así porque sí. Es de infarto. Antes la hacían circulando todo tipo de vehículos y en los dos sentidos. Ahora, por suerte, han construido una carretera nueva y en esta no hay casi tráfico. Pero el vértigo de ver a un lado un precipicio de cientos de metros, aderezado con coches a bajo destrozados le da un punto de riesgo importante.

Después de unos días por allí, volamos a Rurrenabaque para conocer la Amazonía y las Pampas bolivianas. EL pueblecito en la ribera nos pareció encantador. Con clima tropical, todo verde, la gente con chancletas, república bananera total. Nos dimos cuenta de lo que echábamos de menos el sudeste asiático.

Decidimos hacer una expedición a las Pampas de 3 días recomendado por nuestro amigo Francesc, de la Ruta Baobab, y fue impecable. Además coincidimos una vez mas con un grupo majísimo en el que también estaba Jeremy, a quien conocimos en la expedición al salar de Uyuni.

Fueron tres días yendo en lancha por la Pampa inundada formando afluentes entre la espesa vegetación selvática, dicen que muy parecido al Matogrosso brasileño. Cada día veíamos caimanes, tucanes, monos de todo tipo, y aves súper exóticas. Dormíamos en una cabaña a varios metros del suelo y por las noches veíamos caimanes en la oscuridad, que se distinguen por los ojos rojos que brillan cuando los iluminas con la linterna, muy auténtico. Incluso un día fuimos a pescar pirañas, a Claudia se le dio de coña y pescó, pero yo me cargué el anzuelo a los cinco minutos y me dedique a hacer fotos, no creo que durara mucho en una isla desierta….

Bolivia ha resultado ser uno de nuestros destinos favoritos, y eso que nos hemos dejado un montón por ver! Su gente, su riqueza natural y cómo está enfocado el turismo nos ha alucinado. Hemos viajado de forma muy activa y hemos disfrutado muchísimo!

Muy a nuestro pesar, no seguiremos la ruta hacia Perú y Ecuador porque tenemos muchas ganas de conocer Brasil, así que nuestros pasos siguen hacia el noreste, os contamos como nos ha ido en próximos episodios!

Besos a todos,

M&C

Tags:

3 Responses to “El lago Titicaca, La Paz y las Pampas, Bolivia. El tesoro escondido de América”

  1. The Backcouple » Blog Archive KL y la selva de Borneo, Malasia. Al fin en casa. - The Backcouple Says:

    [...] orangután salvaje, bastante difícil de ver lamentablemente. Muy parecido a nuestra experiencia en Las Pampas de Bolivia. Pasamos los días haciendo caminatas nocturnas ( Claudia muerta de miedo), expediciones en lancha [...]

  2. gabo Says:

    “Nos dimos cuenta que no es más que una parada estratégica antes de entrar en Perú, cosa que no íbamos a hacer.”

    y porque no Peru? Problemas? Peligroso? Desconocimiento? Feo?

  3. Claudia y Moncho Says:

    Hola Gabo!
    Como íbamos a ir a Brasil después no teníamos tiempo de hacer Perú, para serte honesto no sé si hubiera sido mejor, pues Brasil tampoco nos encantó, pero no se puede hacer todo. Dicen que Perú es una maravilla, lo de peligroso no sé yo, como todo depende de dónde vayas.
    Gracias por leer el blog! si necesitas cualquier información nos contactas!
    Abrazo

Leave a Reply